El multiplicador es una herramienta magnífica que puede maximizar sus ganancias de una operación al aumentar tu capital de trading. Sin embargo, puede ser peligroso, ya que también maximizará las pérdidas, en caso de que el resultado sea negativo.
Al operar en la plataforma IQ Option, puedes aplicar multiplicadores para ciertos tipos de activos: Forex, Acciones, Materias Primas, ETFs, Criptomonedas. Lee el artículo completo para saber cómo utilizar correctamente esta función de la plataforma y cuáles son sus aplicaciones.

¿Qué es un multiplicador?

Mediante el uso de multiplicadores, los traders pueden gestionar posiciones mayores que la cantidad de dinero de que disponen. Por ejemplo, si abres una posición con 100$ y usas un multiplicador x5, su volumen total será de 500$. Las ganancias (y pérdidas) potenciales se calcularán como si se hubieran invertido 500$, respectivamente.

En otras palabras, los beneficios que obtienes (y las pérdidas que sufres) serán cinco veces mayores en función del volumen de operaciones. Esta funcionalidad puede ser extremadamente beneficiosa, especialmente en caso de que el trader pueda predecir correctamente la dirección del movimiento del precio. De lo contrario, el uso de un multiplicador puede ocasionar pérdidas mayores en caso de que el trader no haga una predicción correcta y la operación se cierre con un resultado negativo.

¿Para qué es el multiplicador?

El multiplicador o apalancamiento se utiliza tradicionalmente en el mercado del Forex. La razón es simple: los pares de divisas generalmente no tienen movimientos de precios significativos y sus cambios diarios son bastante difíciles de especular. Como solución, los operadores recurren al multiplicador para especular con pequeñas diferencias de precio y aún así lograr grandes resultados con mayores ganancias.

Esta herramienta ahora se puede aplicar a otros activos, no solo a Forex. Puede ser un buen instrumento para usar cuando quieras regular el nivel de riesgo en tus operaciones. En cada caso concreto, puedes decidir si es más importante para ti tener menos riesgo (con un multiplicador bajo o ninguno) o unos beneficios altos (con un multiplicador más alto). Escojas la opción que escojas, siempre es mejor tener más alternativas.

Ejemplos

Para poder entender cómo funciona el apalancamiento en la práctica, vamos a ver un ejemplo de una operación con el uso de un multiplicador. 

Ejemplo №1 

Supongamos que un trader desea abrir una operación de Forex con el par de divisas EUR/USD. El saldo disponible que el trader puede permitirse invertir en esta operación es de 20$. Como probablemente ya sabes, las ganancias de las operaciones de CFD se calculan con la siguiente fórmula para operaciones largas:

(Precio de cierre / Precio de apertura - 1) x multiplicador x inversión

Pongamos que el trader abre una operación larga («Compra») al nivel de 1,196510 y la mantiene durante un día, cerrándola en 1,21061. Si el trader no usa ningún multiplicador, la ganancia sería la siguiente:

(1.210610 / 1.196510 - 1) x 20 = 0,23 o 2 céntimos.  

2 Céntimos no parecen ser mucho beneficio, especialmente cuando estás guardando la operación durante períodos más largos de tiempo. Por eso el multiplicador se usa normalmente para operaciones que permiten a los traders pedir prestados fondos del broker e incrementar el volumen de sus operaciones.

Veamos la misma operación, pero con un multiplicador aplicado de x100. De esta manera, el volumen con el que opera el trader no es de 20$, sino de 2000$. El cálculo de beneficios se vería así:

(1.210610 / 1.196510 - 1) x 100 x 20 = 23

Aplicar el multiplicador ha permitido al trader recibir 23$ o más del 100% de ganancia de la misma operación.

Ejemplo №2

Por supuesto, cuanto mayor sea el multiplicador, más alto es el riesgo. Con el multiplicador aplicado, cada pip del cambio de precio cuesta más, así que cada trader puede perder cantidades significativas de inversión en un periodo muy corto de tiempo.

Por ejemplo, un trader abre una operación en AUD/JPY esperando que el precio caiga. La inversión utilizada es de 20$ y el multiplicador es x200, lo que significa que el volumen es 4000$. La operación se abre en el nivel de 79.36700, sin embargo, en lugar de caer, el precio sube y la operación se cierra en el stop loss de 79.6909.

La fórmula usada para calcular los beneficios para una operación corta es la siguiente:

(1 - precio de cierre/precio de apertura) x multiplicador x inversión

Por tanto, el cálculo con un multiplicador tendrá este aspecto:

(1-79.6909/79.3670) x 200 x 20 = -16 

Lo que significa que las pérdidas del trader serán 15$, puesto que el precio ha ido en su contra.

Aplicando un multiplicador en la sala de operaciones

Para aplicar un multiplicador, selecciona Forex, Materias primas, Criptomonedas o Acciones de la lista de instrumentos de trading disponibles en la parte superior de la pantalla. Luego, selecciona el multiplicador que deseas aplicar antes de abrir la posición. Su valor depende del activo que haya seleccionado; algunos permiten un apalancamiento mayor o menor. Como se mencionó anteriormente, cuanto mayor sea el multiplicador, mayor será la posición con la que puede operar (pero también mayor será la posibilidad de perder dinero).

Escoge un multiplicador de las opciones disponibles

No hace falta decir que el uso de un multiplicador requiere cierta precaución y es mucho mejor practicar antes de comenzar a aplicarlo en tus operaciones. Sin embargo, no se puede negar que es una herramienta maravillosa para los traders con cierta experiencia que no temen arriesgarse por un beneficio mayor.

Prueba a operar con un multiplicador